lunes, 27 de julio de 2015

un poema

MAPAMUNDI

A veces los ojos se distraen y se van por vías que nadie sospecha: zonas intensas de sopor y aire extraño; recóndito lugar en que se aísla la mirada para ser devuelta llena de trazos, veladuras, mapas de ojos ciegos.
Ayer encontré varado en la penumbra el cuerpo de un ente dividido, tenía polvo pegado en la sien, el vocablo costurado a la boca le impedía mover las aspas de su lenguaje arcaico, primitivo ente resuelto en la flama, en la levedad de la ceniza efímera.
Quise alojarlo en el poema, en la materia seca del pincel, en la horma que se hace del ojo al resplandor, en el cuenco de días ejecutados en la sombra, sin designio vertido en la moldura de tramas dibujadas.
Cabizbajo me resigné a no eternizar el rostro que se rompía en el espejo, a dejarlo libre en su marcha periférica, a decirle adiós para que se integrara al mapamundi de su caos.

Publicado en Revista Nocturnario, N. 5, abril-mayo de 2014. 

jueves, 2 de julio de 2015

CIPRIÁN CABRERA JASSO

La película pasajera

Se nos ha dicho de golpe   casi a flor de piel
que la vida es una película pasajera
a la que asistimos sin permanencia voluntaria

y que cada quien sale a la hora precisa

Se nos ha dicho   también   que la cinta tiene de todo
y que hay que aguantar hasta el final

(aunque a veces tratemos de salirnos antes de tiempo)

Se nos ha dicho que representamos distintos papeles
y que el argumento está lleno de violencia

de ríos de sangre    de niños escuálidos    muertos de hambre

de mujeres violadas en su piel de niñas

de bombas que perforan la tierra y crean cráteres en la piel

Se nos ha dicho
                      se nos repite siempre
                                                    casi se nos grita

que hay que soportar

que no cerremos los ojos
                                    que no nos tapemos los oídos
                                                                     ni nuestras bocas
como los monos de la tradición china

se nos dice y vuelven a decirnos

que la muerte es sólo un cambio de personaje
que no desaparecemos nunca

que todo continúa
y que regresamos a la misma película
a la misma cinta
para ponernos otras máscaras impalpables
otros trajes en la desnuda vergüenza
otro sueño en los ojos    otra neblina

otra muerte


(De Obra poética III, Universidad Autónoma Juárez de Tabasco, Col. Carlos Pellicer, primera edición 2011, pp. 208-209) 
 

domingo, 28 de junio de 2015

Un poema

Nido y oquedad

Removerse es buscarse abajo,
no en pliegues de corteza artificial
sino por vísceras constreñidas
al dolor interno.

La piel tiene la cualidad
de ser la noche más blanda,
áspera a los dedos que surcan llagas,
territorios de piel desnuda, abandonada.

En su vacío se prolonga y se repite
por cada aire que se desteje del espacio,
mil silencios buscan la punta del sonido,
señales que se encajen a las nubes.

Rebaño de sonidos dispersos son:
origen, punto, inicial de muerte…

Mi impaciencia crece lento de saberte lejos,
a grandes distancias del oído
obediente a dictados de tu lengua extraña.
La piel que escondes
se aproxima al punto donde el polvo es olvido,
recuerdo de una llama trenzada
a grises humos de espera en el patio.

El venir hasta ti me hace ser:
ola bañada por lo imposible,
punto suspendido en la horma del viento,
cáscara de amargas conjeturas,
nido y oquedad.

(Publicado en Revista Nocturnario, 13 de diciembre de 2014)

miércoles, 10 de junio de 2015

SENTADO EN UNA PIEDRA

José Carlos Becerra
Ilustración Víctor Argüelles, tinta s/papel.

No estaba preparado para llorar; no estaba preparado para creer en mí,
para herrarme con el sello candente de la libertad,
para errar mi corazón en la Ciencia,
para tocarlo todo y dejarlo todo bajo la misma llovizna insistente,
yo también empapado por esa llovizna que cae sobre la ciudad.

Y por lo tanto
no estaba listo para los hombres, para tocarlos con mi palabra,
para que mi corazón los oliera sin náuseas, adivinando los estornudos
de su propio fantasma.

Debí sospecharlo al cruzar el espejo, debí sorprenderme,
al salir de mi imagen me vi ileso, no sentí vidrios rotos por ninguna parte;
eso fue lo que entonces creí,
y estaba equivocado, lo confieso, porque había vidrios rotos,
algunas astillas estaban hincadas en mí delicadamente,
pero no lo sentí porque en esos momentos yo era esas astillas,
esa frágil constancia de mí mismo, esa leve tortura de atravesar el espejo sin reconocernos,
sin hacer guiños, sin palabra sagrada,

Pero ahora, sin arrepentimiento, sin hablar de perdón, sin mueca obsesiva, sin sangre obsesiva;
yo señalo esta distancia, este desgarrón donde el sol de la tarde deja crecer pequeños gusanos de luz,
pequeñas colonias de un poniente en descomposición, de un alma pintada de cal
por el ocio de su incertidumbre.

Y acepto la evidencia de esta ciudad, de este reclamo de un amor
todavía no concedido a los hombres,
y veo en mi piel las razas nocturnas, floran en mi mirada sus primeros refuerzos,
me buscan en el temblor que alguna vez he sentido,
temblor de aproximaciones

No, no estaba preparado para convocar el asalto,
el mundo ha envejecido de súbito,
la noche ha sido preñada por el sol nuevamente,
las bestezuelas de mis mejores días han roto sus jaulas y han escapado,
tal vez han ido a morir al desierto,
las aguas donde estuvo escrito mi nombre se apartan lentamente, ondulando como si un tren
hubiera trepidado sobre los puentes.

He desaparecido de mi propia creación
y volveré a surgir el día que rompa los vidrios de mi muerte,
pero esta vez no será posible el accidente, la inocencia del gesto;
no, no será posible romper esos vidrios sin querer, como un niño jugando con una pelota,
sino de frente y con los puños.


De La hora y el sitio: antología poética / José Carlos Becerra, Gobierno de Estado de Tabasco, 2006, pp. 51-52. 

sábado, 30 de mayo de 2015

José Carlos Becerra, a 45 años de ausencia

“Un árbol ganado por la memoria”

Por Víctor Argüelles



El pasado 28 de mayo en la librería universitaria de la UJAT de Villahermosa, Tabasco, se llevó a cabo el homenaje al poeta José Carlos Becerra a 45 años de ausencia titulado “Un árbol ganado por la memoria” en clara alusión a un verso del poema “Blues”: “Suena en mi pecho el mundo/ como un árbol ganado por el viento”[1]. Hermoso epígrafe para un evento organizado de manera independiente que, coincidiendo con el cierre del homenaje “HabLa Palabra. Encuentro de Literatura y Traducción José Carlos Becerra” en el Instituto Juárez de la misma casa de estudios recordó a un poeta notable de la literatura mexicana de la segunda mitad del siglo XX a quien  ̶ por cierto ̶  le falta la justa recepción crítica de nuestro tiempo.

Homenaje al poeta José Carlos Becerra.


Cabe reconocer la labor de Paulo Jonathan Estrada quien organizó y moderó las distintas participaciones de colegas escritores y lectores de la obra de Becerra, así como la ponencia “El artificio del verbo en una poética de la desolación” de un servidor. Debo mencionar que mi visita tuvo el claro propósito de compartir lo que a la fecha ha resultado de un proyecto de investigación que se cifró en la interpretación del poema “El azar de las perforaciones” en términos de los vasos comunicantes que mantienen la poesía y la pintura. Igualmente reconozco la atención del público con quien sostuve un diálogo interesante en relación a los distintos tópicos reconocidos en la poética de Becerra.
De las participaciones igualmente destaca la charla “Becerra, encuentro con Atenas” de Miguel Córdova, plática amena en torno al viaje emprendido por éste a Grecia, que registra en fotos y epígrafes poéticos. Córdova movido por una inquietud personal siguió la ruta que emprendiera Becerra en mayo de 1970, y que no culminaría, justo por el accidente en Brindisi, Italia. La meta de Córdova se vio culminada en Atenas, donde compartió algunos ejemplares de La hora y el sitio El otoño recorre las islas en la Biblioteca de esa ciudad.

Cartel de la ponencia de Víctor Argüelles.

Miguel Córdova en su ponencia.
Igual de interesante fue la propuesta de Carlos Ulín al apropiarse del poema “Batman” para referir su admiración. Finalmente Jonathan Estrada dio lectura a un fragmento del mencionado poema en versión original en una suerte de simulación espontánea, reconociendo la falta de “artificios” para concretar su acción: “Llamando, llamando, llamando./ Llamando desde el radio portátil oculto en cualquier parte,/ Llamando al sueño con métodos ciertamente sofocantes, con artificios inútilmente reales […]”[2]
El acto se llevó sin contratiempos dando cuenta que cada vez somos más los lectores de Becerra, desde generaciones maduras hasta jóvenes. Desde aquí expreso mi agradecimiento a Jonathan Estrada, a Rubí Pérez, al Colectivo Ceiba Andante y a los que integran la organización de la librería de la UJAT quienes me dieron una atención insuperable, igual va mi agradecimiento a Miguel Córdova por compartir el libro La hora y el sitio editado por el Gobierno de Estado de Tabasco en 2006 y del cual reproduzco su carátula.
¡Enhorabuena por la poesía de José Carlos Becerra!

Edición 2006, Tabasco.





[1] José Carlos Becerra, La hora y el sitio, Gobierno del Estado de Tabasco, 2006. p. 17.
[2] José Carlos Becerra, El otoño recorre las islas, Era, México, 1973, p. 173-174. 


viernes, 15 de mayo de 2015

"La tierra está sonando". Homenaje a Dolores Castro

Por Víctor Argüelles

1 Dolores Castro en revista Casa del Tiempo.

Como parte de las actividades del Centro Cultural Casa del Tiempo de la Universidad Autónoma Metropolitana, el día de ayer se llevó a cabo el homenaje a Dolores Castro con motivo de sus 92 años. Todo un ejemplo de vida, justo ahora que se celebra el día del maestro, pues Castro representa a la perfección el papel del maestro, ya que por generaciones se ha dedicado a la impartición de talleres de poesía, mismos que desarrolla en su domicilio, al que acuden sin falta los convidados a pulimentar el don de la palabra.
De la poesía de Dolores Castro se puede decir que es el cultivo de la sencillez, que su palabra llega precisa en tiempos en que más se necesita. Su poesía, “como la flor en su rojo silencio” se abre a la necesidad del oyente, diáfana y certera, convoca el tiempo, que en su ayer es el de hoy de siempre. ¿A poco no queda para nuestros tiempos la precisión de las imágenes del matadero y la sangre, o los muertos desconsolados buscando asilo en el poema? Se puede decir mucho, sin embargo me limitaré al tema del homenaje.
Para esta ocasión, los que conformamos la 21ª Generación en Literatura Mexicana del Siglo XX de la misma casa de estudios nos dimos a la tarea de llevar al plano escénico algunos de su más conocidos poemas en una acción poética que llevó por título “La tierra está sonando”, título que refiere al poemario de 1959 y posteriormente presentado como poema en 1960, y que resume en una imagen poderosa toda una poética.
“La tierra está sonando” se desarrolló como una apropiación de ideas expuestas en varios de los poemas leídos en voz alta. Se utilizó apoyo audiovisual y elementos orgánicos que concordaron con ese “fluir” de cuerpos en busca de reposo. El concepto general del montaje, así como apoyo escénico y audiovisual corrió por cuenta de Maika Advance (compañero de generación), quien previamente nos reunió a las 16:30 hrs., para ultimar los pormenores de la acción. Todo el trabajo resultó ser una experiencia interesante, tanto para quienes intervenimos como para quienes desde sus asientos vieron el proceso de movimientos e intenciones en conjunto. Queda para deleite del lector la transcripción completa del poema “A veces ya no cabe en lo posible” con el cual dimos inicio.
"A veces ya no cabe en lo posible/ lo que sucede aquí.// En vez de pecho a pecho/ por el amor fundidos/ sólo quebrantahuecos/ encontramos/ carroña devorada por carroña/ o ciegos que conducen a otros ciegos/ al matadero.// Y no es lo peor la muerte/ que de morir, ¿quién habría de escapar?/ lo peor es esa torpe/ y minuciosa forma/ de quitar cada pétalo/ al hálito de vida/ y borrar la esperanza./ ¡Y borrar la esperanza!" (1)
Por otro lado, la participación de los académicos de la ELMSXX fue notable, intervinieron con sus pláticas y reflexiones en torno a la obra de Castro, expusieron ideas pertinentes acerca de una digna representante de las letras del siglo XX y XXI. En este orden fueron participando: Doctor Alejandro Ortiz Bullé-Goyri, Doctor Javier Galindo Ulloa, Poeta José Francisco Conde Ortega y Rosa Fernanda Cabildo. Posteriormente la interpretación de temas del repertorio popular mexicano por parte de la soprano Irianda Lizzette Cruz Valadez y el pianista Ricardo Ángel Soriano conformaron la parte emotiva del homenaje, temas como “Júrame” y “Muñequita linda” de María Grever fueron interpretados magistralmente para Castro. Igual de sorprendente fue la exposición “Laboratorio de mecánica en miniatura”, un concepto de cajas mágicas exhibidas en el lobby por Gissaeli Cruz Valadez, en ellas se mostraban discursivamente el mundo imaginario de Castro, la fantasía y la realidad abriéndose a los ojos del espectador.
En general, el homenaje a la escritora y poeta recordó que las muestras de afecto corresponden a la vida, y no al penumbroso más allá del retiro. ¡Enhorabuena DOLORES CASTRO por tanto amor y tanta poesía!


Queda la siguiente muestra de fotos.

2
3
4
5
6

1.- Dolores Castro, No es el amor el vuelo. Antología poética, Lecturas mexicanas, 1992, p. 21.


Fotos: Casa del Tiempo, excepto 1 y 6.

martes, 5 de mayo de 2015

HOMENAJE A ROSARIO CASTELLANOS

VIII° Encuentro Internacional de Escritores e Investigadores de Lengua y Literatura Homenaje a Rosario Castellanos y IX° Festival de Poesía "Palabra en el mundo".

Cartel Homenaje a Rosario Castellanos.


Durante tres días nos daremos cita para homenajear a la escritora Rosario castellanos en el 90 aniversario de su nacimiento. La cita es en la Universidad Autónoma de Chiapas, sede de este importante encuentro que ligado al Festival Internacional de Poesía "Palabra en el mundo" lleva a cabo las distintas actividades, desde ponencias, lecturas poéticas, performances, etc., que iniciarán el jueves 7 de mayo y terminarán el 9 de mayo en la ciudad mágica de San Cristóbal de Las Casas.

En lo que respecta a mi participación, estaré desde el primer día compartiendo mis puntos de vista sobre la escritora con la ponencia "La exaltación de la elegía en la obra poética de Rosario Castellanos" en la Biblioteca Central Universitaria "Carlos Maciel" (sala de proyecciones y sala Carlos Fuentes) anunciada entre 10:40 y 11:00 hrs., y ya por la tarde de los días jueves 7, viernes 8 y sábado 9 de mayo en recitales de poesía, al lado de grandes poetas y escritores, y enmarcados en las distintas actividades que se realizan a nivel internacional con el Festival de Poesía "Palabra en el mundo".

Agradezco a la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Azcapotzalco por darme el apoyo para trasladarme a este importante evento, especialmente a la coordinación de la Especialización en Literatura Mexicana del Siglo XX de dicha institución.



Transcribo aquí los horarios.


JUEVES 7 DE MAYO
Biblioteca Central Universitaria UNACH Carlos Maciel Espinosa 
Sala de proyecciones y Sala Carlos Fuentes.

PONENCIA

10:40-11:00h.
"La exaltación de la elegía en Rosario Castellanos"
Ponente: Lic. Víctor Argüelles Ángeles

Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Atzcapotzalco
Presenta: Mtra. Claribel Gómez Méndez.



19:00-20:000h.
IX° FESTIVAL PALABRA EN EL MUNDO EN CHIAPAS
MESA DE LECTURA POÉTICA Y NARRATIVA.


VIERNES 8 DE MAYO
FACULTAD DE HISTORIA, UNICACH


13:30-14:00h 
RECITAL POÉTICO.

18.20-21:00h 
FESTIVAL INTERNACIONAL PALABRA EN EL MUNDO 
MESA DE NARRATIVA Y POESÍA.


SÁBADO 09 DE MAYO
SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS CHIAPAS
GALERÍA GUSTAVO ALBINO FLORES, CEDUI.


19:20-20:30h  
FESTIVAL INTERNACIONAL PALABRA EN EL MUNDO 
MESA DE NARRATIVA Y POESÍA.

Para consulta detallada del programa, consultar:Cartel oficial


Foto: Héctor García / CNL.INBA.